De la revista impresa al periodismo de moda 4.0.

periodismo de moda - Fashion Techy

Hace diez o quince años, el periodismo de moda que mayor relevancia y prestigio ofrecía a cualquier redactor del sector era el vinculado a pasarelas. Escribir la crónica de un show de John Galiano, Alexander McQueen o Manuel Pertegaz en España, significaba disponer de la ventaja de abrir una ventana a un mundo, que por aquel entonces estaba limitado a unos cuantos profesionales de la industria. Casi asomándonos al 2020, las cosas han cambiado enormemente. No solo por el avance de las nuevas tecnologías, sino por la transformación de una sociedad hambrienta de información y para la que las barreras exclusivistas no tienen cabida en pleno siglo XXI.

Escribir la crónica de un show de Manuel Pertegaz, significaba disponer de la ventaja de abrir una ventana a un mundo…

Hoy nos encontramos con revistas que deciden dejar de imprimir en papel, como es el caso de Glamour USA que acabó con su edición impresa mensual tras la entrada en este 2019. También con páginas web como la de Harper’s Bazaar que se han convertido en un escaparate de información 360º alternando artículos escritos, en vídeo, contenidos interactivos y en redes sociales. Entre las ofertas de empleo de grandes grupos editoriales como Condé Nast nos encontramos roles como el de Social Media Manager, SEO Strategist o Branded Content Specialist

Y al final todos estos cambios concluyen en un único objetivo: alcanzar a ese nuevo usuario o consumidor digital que, ya sea para comprar ropa, para pedir comida, buscar sus próximas vacaciones o entretenerse con información del sector de la moda, se ha acostumbrado a la accesibilidad, a la interactividad y a la inmediatez de un mundo completamente online.

Pero si miramos en el día a día de una redacción, ¿en qué han afectado todos estos elementos al periodismo de moda…? En este post quiero repasar aquellos grandes cambios que han obligado a que aquel «plumilla» o reportero de pasarelas se convierta en un storyteller multidisciplinar. Estas son las 3 dinámicas fundamentales que todo periodista de moda digital debe manejar para esta industria, cada vez más 4.0….

SEO: no se trata solo de contar historias, sino de que las encuentren…

En el entorno web ya no vale con escribir para una cabecera como Vogue o Elle. Evidentemente la relevancia y posicionamiento de dichas webs ayudará a que un artículo o contenido tenga mayor notoriedad y movimiento, sin embargo la competencia informativa es absoluta hoy en día. Los creadores de contenido online o influencers irrumpieron hace ya varios años en la esfera online para hacerse con unos cuantos miles de seguidores que a la hora de inspirarse o leer acerca de moda, prefieren recurrir a sus blogs y canales sociales en vez de a las grandes cabeceras editoriales de moda.

Vivimos en la era de la «infoxicación» en la que solo hay tres fórmulas para llegar al consumidor o lector de moda 4.0: con las redes sociales, a través de los famosos influencers o mediante Google. El buscador de buscadores registra más de 40,000 búsquedas por segundo en todo el mundo y lograr un buen posicionamiento en sus resultados es la clave para labrar el éxito de cualquier pieza de contenido editorial. En el nuevo periodismo de moda basta con crear una historia interesante, creativa, visual. También hay que hacerla localizable en Internet.

El buscador de buscadores registra más de 40,000 búsquedas por segundo en todo el mundo

Esta es la razón de que muchos equipos de redacción hayan tenido que refrescar conocimientos y adaptarse a las nuevas necesidades de los medios. Los conocimientos acerca de SEO (Search Engine Optimization) son fundamentales para captar a una nueva audiencia de la que depende, no solo la visibilidad de una revista online, sino también la inversión en publicidad.

En Septiembre del pasado año, la boda de la bloguera Chiara Ferragni se convirtió en noticia en medio mundo. No solo por la relevancia de este personaje público, sino también por el impacto publicitario que generó para muchas de las marcas que Ferragni utilizó a lo largo de la ceremonia (y que en Launchmetrics calculamos en términos monetarios). Miles de medios de lifestyle y generalistas cubrieron la noticia, pero…. ¿Cuál es la razón que justifica que al buscar «boda Chiara Ferragni» en Google, el primer resultado que aparezca sea el de la revista Elle y no Vogue u otra? Te digo la respuesta: SEO.

Si nos paramos a analizar dicho artículo con una herramienta gratuita como Sitechecker, observaremos que, pese a que Elle haya logrado una buena posición con este contenido, la optimización SEO del mismo (es decir, la utilización de las palabras clave adecuadas en lugares estratégicos del texto) podría haber sido aún más efectiva:

periodismo de moda digital - Fashion Techy
Informe de análisis SEO realizado mediante la herramienta www.sitechecker.com

Lo que descubrimos es que el uso de la palabra clave «boda de Chiara Ferragni» aparece eficientemente colocada en título, título de buscadores (meta title), descripción, subtítulos, a lo largo del texto varias veces… ¡Pero! también vemos que la longitud del texto se quedó corta para lo que Google considera mínimamente de valor. Probablemente el hecho de haber utilizado múltiples recursos multimedia embebidos o integrados en el artículo (vídeos, Stories e imágenes de Instagram) ha contribuido a alargar el tiempo medio en página, equilibrando así el valor para el posicionamiento que aplica Google.

Con todo ello y para entender la relevancia de esta ciencia llamada SEO, resulta valiosísimo haber logrado ese primer puesto en los resultados que muy probablemente le asegura a la web de Elle, un volumen de visitantes mucho mayor que el de sus competidores y al mismo tiempo, mejores posibilidades para dirigir el flujo de sus usuarios a otras áreas de contenido relacionadas o que al medio le interese.

Multimedia: una imagen vale más que mil palabras en el nuevo periodismo de moda y un ‘story’ aún más…

El sector de la moda ha sido eternamente visual. Las revistas impresas siempre han respirado inspiración, gusto en los diseños y coloridas maquetaciones. En la era del periodismo de moda 4.0. no se trata solo de lograr una maquetación impresa que transmita todo esto, sino también de conseguir este mismo efecto mediante los canales digitales. Para ello es necesario muchas veces encontrar el punto de equilibrio entre inmediatez y creatividad. No podemos dejar de ofrecer al usuario esa agilidad a la que se ha acostumbrado con redes como Instagram, pero al mismo tiempo es fundamental crear estilo y una línea editorial capaz de enamorar y marcar la diferencia.

El periodista digital ha tenido que aprender a construir Stories en Instagram o crónicas que en otros tiempos hubieran sido inimaginables; a producir video-tutoriales que ofrecieran ese contenido de utilidad a los lectores en un formato mucho más dinámico; o a transformar sus grandes reportajes en piezas multimedia.

Un ejemplo de periodista que desde hace tiempo gira en esa dirección es mi compañera Jessica Michault, que cada temporada consigue atraer a miles de seguidores e interesados por la moda a través de su famosa serie 60-Seconds de Instagram.

La media de permanencia de un usuario en una misma página web puede ir de varios minutos a unos pocos segundos, por lo tanto no se trata de escribir el texto más embaucador sino de convertirlo en una experiencia multicanal que mantenga al usuario enganchado a tu site.

Viral: compartir es vivir y mencionar es vital…

El objetivo de cualquier publicación digital es atraer nuevas audiencias y fidelizar a las ya establecidas. Las redes sociales se han convertido, especialmente para el sector de la moda, en la vía directa a esos lectores. La utilización de un hashtag como #makeuptutorial en Instagram ya nos ofrece la posibilidad de llegar a más de 17 millones de usuarios en todo el mundo que están buscando o generan contenido relacionado con dicha etiqueta.

Existen además, muchos usuarios que no buscan una lectura a través de un tabloide online, sino sencillamente consumir información en Facebook, Youtube o Instagram. Según la consultora eMarketer, los ‘millennials’ por ejemplo, consumen contenido en Youtube diariamente -consultando esta red social al menos una vez al día-. Esto quiere decir que como periodista digital, es fundamental manejar no solo la generación y producción del contenido, sino también su distribución.

Los ‘millennials’ consumen contenido en Youtube diariamente -consultando esta red social al menos una vez al día.

Mencionar a las fuentes citadas además o incluir un enlace a sus sitios web ya no es solo una obligación profesional como periodista, sino una necesidad de cara a alcanzar un mayor impulso en la promoción y posicionamiento online de un contenido.


Parece que en medio de aquella crisis que hace una década golpeó a la prensa tradicional, este sector, el de la moda, se mantuvo inamovible gracias a las grandes sumas que movía mediante la publicidad tradicional.

Sin embargo, ya no se trata de mantener en pie este modelo clásico de negocio del periodismo de moda, sino de comenzar a enganchar a un nuevo consumidor y a generaciones que tras los famosos millennials, serán usuarios de contenido en pantalla exclusivamente. ¿Y tú cómo ves el futuro editorial de la moda…?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *